| Mendoza | Argentina
Ciudad Este
Seguinos en:
       
Facebook   Twitter Twitter
 
  El Tiempo en Mendoza
 

Inicio Provincia Politica Economia Nacionales Internacionales Cultura Paseos y Placeres

A pesar de Vaca Muerta, Mendoza no escapa a la caída en la producción de petróleo

 

 

Argentina está atravesando una caída histórica de producción de petróleo y Mendoza, a pesar del impulso de Vaca Muerta, no logra escapar de la crisis. La producción de 2018 fue la más baja de la década, con un déficit del 40% si se traza una comparación con el año 2008. Para peor, estiman que los beneficios de los nuevos proyectos no convencionales recién se verían dentro de cinco años.
 
Los datos surgen de un informe de Pablo Gerardi por Radio Nihuil, en el que se expusieron las comparativas de inversiones y resultados de los últimos 10 años en Mendoza.
 
Según el Instituto Argentino de Energía General Mosconi la producción petrolera argentina hoy es igual a la de 1991, y todas las cuencas petroleras convencionales del país están en declinación productiva y lo han estado en la última década.
 
Mendoza va de la mano de esta situación, ya que la producción petrolera en 2018 fue la más baja desde 2008. En ese año se producían 6.7 millones de metros cúbicos, en 2015 se producían 4.4. millones y en 2018 se produjeron 4.2 millones, lo que representa una caída del 40%.
 
"Lo que vos no hiciste durante 10 años es muy difícil revertir en tres. Cuando llegamos a la gestión nos encontramos una situación donde hacía 10 años no se hacía una licitación, con lo cual no existían prácticamente compromisos remanentes en exploración", declaró Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía y Minería de la provincia.
 
Según los datos de la Dirección de Hidrocarburos de la provincia, más del 85% de esta pérdida de producción viene de las llamadas áreas maduras, que en 2018 produjeron 127 metros cúbicos menos que en 2017.
 
"Las empresas se dedicaban fundamentalmente a explotar lo que ya sabían que tenían y producto de las incertidumbres que habían tenido durante tantos años cuando el precio del barril subía o bajaba dependiendo de la voluntad política del gobernante de turno, era difícil que invirtieran en exploración. Por lo tanto no se reponían reservas y en definitiva, más temprano que tarde, se golpea a la producción, que es lo que pasó en Argentina y en Mendoza", agregó Guiñazú.
 
La caída impacta fuerte en la economía mendocina, ya que el rubro petróleo y gas, según la dirección de estadísticas, alcanza el 7% del producto bruto geográfico y es la tercera vía de ingresos detrás de la coparticipación nacional y la recaudación propia.
 
En cuanto al gas, la caída es mucho mayor en Mendoza, donde se está produciendo la mitad de lo que se producía en 2015. La baja es importante pero Mendoza asume que es una provincia pobre en este tipo de recursos y el volumen no incide en los números grandes.
 
"Si bien la performance de Mendoza ha sido mejor que en el resto del país, porque lo primero que hicimos fue ordenar el tablero hidrocarburífero, revertir los contratos que no estaban siendo cumplidos, y lanzar una licitación lo más rápido posible para volver a capturar inversiones en exploración, la realidad es que las inversiones demoran en hacerse y como muchas veces pueden ser exitosas, muchas veces no", dijo el funcionario.
 
La producción depende de la inversión y lo curioso, dicen, es que hubo menos inversión a pesar de que por el precio del petróleo y el rendimiento del dólar les haya convenido.
 
De acuerdo al Ministerio de Energía de la Nación, el dinero comprometido en inversiones por parte del sector petrolero privado también cayó.
 
En 2016 se declararon U$S760 millones de inversión entre todas las empresas de exploración y explotación, el año 2017 fueron U$S612 millones y el año pasado cayó a U$S586 millones, es decir que invirtieron cada vez menos.
 
"Tenemos una primera inversión de más de U$S70 millones, que está terminando de estudiar la roca para definir su plan de trabajo de explotación comercial. Además hay otra petrolera que anunció el arranque con dos pilotos nuevos que esperamos que arranquen en 2019. Con lo cual tendríamos tres proyectos no convencionales en la provincia, lo que nos coloca como un jugador importante", destacó Guiñazú.
 
A pesar de los anuncios, Mendoza no logra detener la caída en la producción de petróleo convencional y está en la búsqueda de licitaciones que optimicen la explotación de los pozos y pone la expectativa en Malargüe, donde está Vaca Muerta.
 
Si bien la necesidad es actual, la mejora del no convencional tardaría unos cinco años en compensar el déficit general y derramar al resto de la cadena de valor hacia las empresas y el Estado. Lo bueno, destacan, es el rumbo iniciado, pero si se baja el ritmo, se puede volver a caer.
 
 

print.gif friend.gif
Share |

Escribir un comentario

  
Ciudad Este
Powered by Yanasu S.A. | Eurofull MendozaLineas-IPMendoza en la Web