| Mendoza | Argentina
Ciudad Este
Seguinos en:
       
Facebook   Twitter Twitter
 
  El Tiempo en Mendoza
 

Inicio Provincia Politica Economia Nacionales Internacionales Cultura Paseos y Placeres

La Campagnola, símbolo de un San Martín de otro siglo

 La Campagnola, símbolo de un San Martín de otro siglo

 

Se instaló en los años 50 y llegó a tener 2.000 empleados y una veintena de productos. Compraba la producción de chacareros de la zona y exportaba casi todo lo que envasaba. Su época de oro terminó en los 90. Esta semana cerró definitivamente.

En San Martín cerró La Campagnola y Arcor, la empresa que compró la firma en 2006 decidió trasladar sus últimas líneas de elaboración hasta Villa Mercedes; a los 125 últimos empleados de la empresa les ofrecieron irse a trabajar allá. Casi un chiste si no fuese una tragedia.

La Campagnola cierra de un modo triste, una historia que la ató a San Martín durante 70 años y que le permitió ser, no solo la empresa conservera líder en la región sino también un orgullo para la ciudad: “Los empleados tenían crédito en cualquier comercio, así de sería era la firma con los pagos. Usted iba a comprar una bicicleta, por darle un ejemplo y si trabajaba en La Campagnola ahí nomás le hacían el crédito”, cuenta Mario García (55), ex empleado con 28 años antigüedad.

La firma llegó a San Martín a comienzos de los años 50; previamente había abierto una planta de conservas de pescado en Mar del Plata y luego llegó al este mendocino, donde se instaló en Avellaneda y Arjonilla, un punto estratégico por la cercanía con el ferrocarril y con la vieja ruta 7, dos principales vías de transporte, tanto para la llegada de materia prima como para el envió de la producción, que en general se exportaba a Europa.

La familia dueña de La Campagnola era Lencerino Benvenuto y sus hijos, según muchos testimonios se trataba de patrones correctos, que alentaban a sus obreros al progreso: “Benvenuto era de hablar con los empleados y confraternizar, jamás lo escuché reprender a alguno de ellos, si tenía algo para decir lo agarraba al encargado”, recuerda Carlos Acosta, que trabajó en la fábrica durante casi 50 años y en ese tiempo pasó por las más diversas actividades: desde changarín y acopiador, a mecánico y maquinista.


La mejor época de La Campagnola se extendió hasta comienzos de los 90, pero los mejores años fueron sin dudas los 60 y 70, donde la empresa solía tener cerca de 2.000 empleados y así y todo, solía salir a buscar gente a la calle: “Anunciaban por la radio que hacía falta personal, desde hombres y mujeres, aunque también niños de 15 años, en esa época se podía contratar a un pibe, que entraba para las tareas más livianas”, cuenta Humberto Olguín, que precisamente entró a la empresa con 13 años: “Mi mamá ya era maquinista de La Campagnola y también trabajaba allí el resto de la familia”.

Ahora, que acaba de cerrar, La Campagnola tenía apenas 125 empleados y solo producía choclos y otros granos enlatados, pero en su mejor momento llegó a tener una veintena de productos, desde mermeladas a mayonesa, de miel a tomates, pasando por el durazno o la ciruela: “Las colas de camiones trayendo la producción de sus chacras era enorme y cubría dos y hasta tres cuadras”, dice Irma Godoy, vecina de la zona y también, empleada en los años 70: “La Campagnola compraba la producción de muchos chacareros de la región y cuando no le alcanzaba, traía de otros departamentos y hasta de otras provincias”.

Los vecinos de la fábrica recuerdan las largas colas en los cambios de turno, que a veces se extendían hasta 30 y 40 metros afuera de la instalación: “Las mujeres de blanco y los hombres de grafa; por la cantidad era todo un pueblo el que se juntaba a trabajar en la fábrica”, dice René, vecino de la zona.

El sábado la firma Arcor anunció que La Campagnola no abriría sus puertas en San Martín y que desde el lunes comenzaba un operativo para trasladar sus líneas de producción a San Luis. “Estuvimos reunidos con el Gobierno y por el momento, la única novedad es un ofrecimiento para ubicar a algunos empleados en otros emprendimientos que Arcor tiene en Maipú y en San Rafael, pero el cierre de los dos establecimientos de San Martín es definitivo”, señaló en la mañana de este martes Antonio Moyano, del gremio de la Alimentación. Por la tarde estaba previsto que un grupo de ex empleados fuesen recibidos por el intendente Jorge Giménez, a quienes le plantearon la necesidad de una asistencia social, «una reubicación laboral», la definieron.

(Ulises Borderil)

TdE

print.gif friend.gif
Share |

Escribir un comentario

  
Ciudad Este
Powered by Yanasu S.A. | Eurofull MendozaLineas-IPMendoza en la Web